Google PlusFacebookTwitter

Linkedin: momento de parar y reflexionar

on Feb 13, 2015

Editado: No había caído, para los que venís de «nuevas» a esta web y os quedáis extrañados de que mi artículo anterior es de 2012, en «sobre mí» lo explico. Un saludo. Linkedin, aunque no lo parezca, tanto por el titular de esta entrada como por mis actos en Social Media, siempre ha sido mi red preferida. Desde mis inicios hasta el día de hoy. Y, ojo, lo sigue siendo. Y lo es por una razón. Su concepto, su base y objetivos. Estoy hasta el moño de que si «los grupos no valen para nada», de que si «las validaciones de aptitudes no valen para nada», de que es «un autobombo constante» y un largo etc. Como siempre, y parece mentira que haya que repetirlo tantas veces, las redes son lo que son las personas que lo forman. Si te unes a grupos en los que el administrador no administra, no modera, no controla quien entra, quien publica o qué se publica, obtendrás ese efecto, dado que muchas personas siguen pensando que las redes son para publicitarse y conseguir tráfico a sus webs (que por otra parte no les vale para una mierda, porque no son clientes, sino su competencia). Si les das las validaciones a cualquiera sin saber ni siquiera si es bueno o malo aunque no lo hayas has comprobado, por agradecer que te las hayan dado, o por hacer la pelota, estamos en las mismas. ¿Con quien te juntas que te valida tu aptitud en lenguaje «español»?. Ah, no, pero mola sumar validaciones para que me lo vean mis contactos nuevos. ¿Qué contactos? ¿Los que son de tu sector y que en pos de la «gamificación» (wow, y encima palabra española) os hacéis la pelota mutuamente para vete a saber qué? ¿O los potenciales clientes, colaboradores, influencers de los que aprender, etc? «jó, pero es que mi cliente quiero que sean (esa es la palabra clave, «quiero que») empresas del sector X, y como no tengo ni idea de ese tema pues no me van a añadir nunca». Lo voy a poner en párrafo aparte: Sí, justamente eso. Si no tienes ni idea de ello, una de dos, o buscas intereses comunes (economía, tecnología, sociedad, etc) de los que si sepas y comentes sobre lo que publica sobre ese tema demostrando que sabes o más vale que busques otra red en la que el postureo dé más beneficios. Y sin embargo, sí le hecho la culpa a Linkedin sobre algo. Y es permitir esto. Lo que me ha hecho escribir este artículo es la posibilidad de escribir por parte de cualquiera, y digo cualquiera en tono despectivo (y los que no lo son no se han de sentir «nombrados»), en el apartado de «Pulse», o lo que es lo mismo, publicaciones directas en Linkedin como si fueras un influencer. Si algo se ha caracterizado Linkedin a lo largo de su historia reciente es por alimentar el ego. Con emails de estás entre el 30% de los mejores» y demás. Nota: Me parece lícito y lógico, el fín último es atraer usuarios de todo tipo para que se gasten perras en cuentas premium y en promociones. (esto último lo han tenido que hacer, no para copiar a facebook, sino porque como los beneficios de estar en linkedin de los que no saben usarlo, de los que les encanta que les alimenten el ego, no son los que esperaban, pues nunca se harán una cuenta premiun). Esas son las consecuencias de esa política, tener que tirar de la publicidad invasiva tradicional, para equilibrar la ignorancia de hacer las cosas. Como decía, ahora cualquiera podrá publicar en «Pulse». Lo explica Luis M. Villanueva en este bien explicado post. De hecho, ya varios lo están haciendo. Y, ojo, lo agradezco porque hay muchos contactos que me encanta leer. El problema va a venir, por lo mismo que explicaba arriba. La palabra «cualquiera» significa que cualquier «Monguer» – me encantó esa palabra, no cito a quien la dijo si no me da permiso 😛 – lo va a poder hacer. Ahora, cuando se está empezando a abrir la mano en este aspecto por parte de Linkedin, eso no es problema. Pero vais a empezar a notar todos que las notificaciones de Linkedin os van a aumentar. Todo contentos vais a ir a mirar quien os ha mencionado, quien ha hecho un comentario en alguno de vuestros enlaces que habéis colgado en uno de los 45 grupos que estáis para hacer autobombo porque todos los demás lo hacen. Pero ¡oh! ¡sorpresa! no, es una notificación de que Pepito Pérez (no he buscado si existe en Linkedin :P) ha publicado algo en Linkedin. Vaya chasco. Ahora, eso se puede «controlar» silenciando las publicaciones de ese «contacto», o eliminándolo de contacto claro (pecado terrible, claro, no voy a bajar mi número de contactos para que sigan pensando que soy bueno en esto). Pero las publicaciones de este tipo no se silencian como la forma habitual de Linkedin. Hay que hacerlo directamente sobre la propia notificación. 1 2 Dos ejemplos de publicación directa en Linkedin, para que os deis cuenta de qué estoy hablando son  estas (clic para abrir las imágenes): Y la pongo sin filtros porque a José y Pablo son de los pocos que acepto, porque me encanta leerlos, porque saben un montón de lo suyo y porque aprendo la tira. Vamos al meollo, no,...